Dislexia: Todo lo que necesitas saber

Podemos definir la dislexia como la “Dificultad Específica de Aprendizaje” (DEA) de origen neurobiológico, caracterizada por la presencia de dificultades en el reconocimiento preciso y fluido de palabras y por problemas de ortografía y descodificación.

Por tanto, es la dificultad para aprender a leer que tienen algunos niños y niñas, con un coeficiente intelectual normal y sin la presencia de otros problemas físicos o psicológicos que puedan explicar estas dificultades. De hecho, la dislexia suele afectar a la precisión, velocidad, fluidez y comprensión de la lectura. Es importante destacar que aunque se refiere especialmente en problemas en la lectura, normalmente se presenta junto a dificultades en la escritura o la disortografía. 

Según afirman varios investigadores, la dislexia afecta al 15% de la población española. De hecho, aunque en la mayoría de casos es fácil de corregir con una intervención adecuada, de no hacerse de forma temprana puede ocasionar consecuencias negativas como el bullying, el fracaso escolar o enfermedades como la depresión.

Tipos de dislexia

1. Fonológica o indirecta: Los niños y niñas con dislexia fonológica utilizan la ruta visual, es decir, se observa la palabra de una forma global, por lo que se deducen (más que leer) las palabras conocidas, dando lugar a dificultades y errores a la hora de leer y comprender una lectura. Por ejemplo: leer “CASA” en lugar de “CASO” o leer “CALCULADORA” en lugar de “CALCULAR”. 

2. Superficial: Al utilizar la ruta fonológica, leen separando las palabras en partes más pequeñas, provocando errores de adición, omisión y sustitución de letras, reduciendo significativamente la velocidad lectora. 

3. Mixta: Aparece cuando están dañados los dos procesos de lectura, es decir, la ruta fonológica y la ruta visual. 

Síntomas

1. En la lectura: 

– Falta de ritmo en la lectura. 

– Escasa fluidez lectora. 

– Numerosos errores de substitución, omisión, inversión y audición de fonemas y sílabas. 

– Dificultades en leer palabras largas o poco frecuentes. 

– Dificultad para seguir la lectura, con numerosos saltos de líneas. 

– Problemas para procesar y comprender lo que escucha. 

2. En la escritura: 

– Confusión de letras que se parecen por la forma o el sonido. 

– Se suelen presentar omisiones similares a las que se dan en su lectura, de letras, sílabas o palabras. 

– Mezcla de letras mayúsculas con minúsculas. 

– Se dan inversiones de cifras en números, es decir, leen o escriben 24 en lugar de 42. 

– Tienden a confundir números de sonido semejante. 

– Trastornos de carácter espacio-temporal. 


Marti Nadal

Pedagogo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Nuestro Facebook 🖤

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

ESPLA Psicólogos - Logopeda neonatal

¿Qué es un logopeda neonatal?

Es normal que la profesión del logopeda  se asocie a trastornos del habla, y es difícil entender que trabajo puede realizar  un logopeda en la